Edu, un amigo hecho a través de la fotografía, nos invitó (a un numeroso conjunto de aficionados a la fotografía entre los que me incluyo) a visitar una fábrica abandonada en la provincia de Salamanca, cerca de Béjar.

Nada más llegar pudimos apreciar el enorme potencial que esta construcción tenía para los que nos gusta fotografiar este tipo de inmuebles ruinosos, pues, aunque abandonada ya hace muchos años, por sus numerosas dependencias aún podías encontrar elementos de trabajo, decoración, etc., que nos hablaban de la actividad que allí se realizaba antaño.

Disfrutamos mucho con esta salida fotográfica y la mayoría coincidimos en que sería necesaria una posterior (y más tranquila) visita para empaparnos de la historias transcurridas entre estas paredes.

Os dejo una pequeña muestra que espero que os guste, hacer click en la imagen para verla a mayor tamaño.

Salu2

Mario E.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.