Este verano pasado hicimos una visita a unos buenos amigos que viven en Madrid y aprovechando la cercanía a la localidad de Brihuega, una tarde nos escapamos los “chicos” a conocer la floración de esta planta tan llamativa y que daba la casualidad que empezaba a florecer en esa época.

Resulta que mi amigo ya conocía bastante bien el pueblo y los alrededores pues suele ir a los encierros que allí se celebran, así pues, sin quererlo, me encontré en el lugar guiado por un estupendo Cicerone.

El pueblo de Brihuega merece visita aparte y espero volver cualquier día de este próximo invierno. Una villa de carácter medieval bien conservada y con numerosos rincones de los que a mi me gustan.

Los campos de lavanda son sorprendentes y aunque yo nos los pillé en plena floración (fui a mediados de julio y aún faltaban unos días para su máximo esplendor) estoy seguro de que no dejan indiferente a nadie. Eso si, gente había para aburrir, si vais y podéis elegir, hacerlo entre diario, cuando cae el sol, seguro que no os arrepentiréis.








Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.