068 – Bohonal de Ibor



Parece ser que el nombre de Bohonal deriva de la abundancia de agua o charcas que se encontraban en su entorno. Posteriormente se le añadió el nombre de Ibor. No se tienen datos fiables de los primeros asentamientos ocurridos en la Comarca de los Ibores pero parece ser que existen ligeros indicios de que ya había algún asentamiento en el Paleolítico. Estos indicios se hacen mas evidentes en el Neolítico, al haberse encontrado hachas y varios utensilios pertenecientes a dicha Era del Megalismo, hay la evidencia de varios Dólmenes: El Dolmen del Pibor, del Labrao, del Alisar, Las Murcias, El Horquillo y el del Gambute, conocido también por el de los tres mojones, que aún se conservan y sirven para separar los términos de Bohonal de Ibor, Peraleda de San Roman y Castañar de Ibor. También hay constancia del asentamiento de romanos y árabes.
   La Historia de Bohonal esta totalmente ligada a la de Talavera la Vieja (Talaverilla) hoy bajo las aguas del pantano de Valdecañas.
   En el año 1489 según acta Municipal Bohonal de Ibor se asienta sobre el amojonamiento de un terreno rocoso en las inmediaciones de los Ríos Tajo, Ibor y Gualija, es posible que esta ubicación se debiera a ser éste lugar idóneo por su abundancia en pastos y agua, para el paso del ganado y la Mesta.
   A finales del Siglo XV y principios de XVI se construye la Iglesia Parroquial bajo la advocación del Apostol San Bartolomé. En 1576 se firma una concordia por la que los vecinos reconocían el dominio directo del Conde de Peñaranda sobre todos los términos. Trabajarían sus tierras en régimen de colonato mientras la propiedad directa de las tierras seguía perteneciendo al Conde. En 1855 el Estado a través del Ayuntamiento pone en venta las tierras. En 1872 el Tribunal Supremo da la razón al Conde cancela las ventas y las tierras vuelven al dominio del Conde. Entre 1919 y 1921 se inicia las gestiones para la compra y reparto de la Dehesa de la Retuerta.
   En 1930 culmina esta compra y reparto de dichas tierras. En 1927 finaliza las obras sobre el Río Tajo y la Carretera de Navalmoral a Guadalupe y la tristemente Guerra Civil Española no fue necesariamente cruenta en Bohonal pero sí para lamentar la muerte de algunos vecinos.
   En los años 60 se construyó el Pantano de Valdecañas que dejó bajo sus aguas al Pueblo de Talavera la Vieja y parte de su término pasó a engrosar el de Bohonal.
   Las Ruinas Romanas de Agustóbriga, los populares Mármoles son trasladados piedra a piedra y asentados en una pequeña elevación (donde se les puede admirar actualmente junto al puente del pantano de Valdecañas) en la Carretera de Navalmoral a Guadalupe.

060/230 – El Gordo


Se desconoce exactamente el origen de El Gordo, si bien era un anexo de La Puebla de Naciados o, anteriormente, Puebla de Santiago del Campo Arañuelo. El paulatino despoblamiento de esta villa motivado por la pérdida de importancia del Puente del Conde que cruzaba el río Tajo formando parte de la calzada romana que unía Zaragoza con Mérida y que, posteriormente, fue volado durante la llamada Guerra de la Independencia, por la construcción de los puentes del Arzobispo y de Almaraz, provocó el incremento de los habitantes en las aldeas dependientes como fue el caso de El Gordo y Berrocalejo.

Esta villa de La Puebla de Naciados, fue la capital del Campo Arañuelo. A ella pertenecían, aparte de los ya citados poblados de El Gordo y Berrocalejo, Valdeverdeja, en la provincia de Toledo y las alquerías de El Bravo, Valdelaosa, El Bañuelo y Bercinuño entre otras, así como Talavera la Vieja, la antigua población, hoy bajo las aguas del pantano de Valdecañas, que guardaba interesantes restos arqueológicos de su época romana, Bohonal de Ibor y La Poveda. Restos romanos se encontraron en La Puebla, como la «fuente de los muertos» así como cerámicas más antiguas, por lo que se puede establecer la gran antigüedad de este asentamiento.
A partir de la conquista de Toledo en 1085 y hasta la batalla de Las Navas de Tolosa en 1212 la frontera entre los reinos cristianos de Castilla y León y el taifa de Badajoz se establece entre Vascos (otro despoblado de la comarca) y Alija. La villa estaba defendida por el Castillo de Alija y la fortaleza de Peñaflor que protegían el Puente del Conde. Esa es la época de los Caballeros de Santiago y del repoblamiento de La Puebla, propiciado por la ciudad de Ávila, a cuya diócesis pertenecía y ha pertenecido hasta los años 60 del siglo XX, de los enaciados.​ La tradición les supone espías y, aunque en ocasiones pudieron ejercer este oficio, su ocupación era la de arrieros, actividad que se ha mantenido entre la gente de El Gordo hasta hace pocos años. Su oficio les posibilitaba el conocimiento de las lenguas de unos y otros, por lo que, frecuentemente eran utilizados en misiones de embajada y, naturalmente, también de espionaje aunque, por su continuo ir y venir, eran los habituales transmisores de noticias. En 1393, Enrique III el Doliente, coloca la villa bajo el señorío del Condestable Dávalos. En 1423 las villas de Candeleda y la Puebla de Santiago pasan a propiedad de D. Pedro Zúñiga, Justicia Mayor del Reino.
En 1457 Enrique IV instituye el Condado de Miranda del Castañar que ostenta, ente otras muchas villas y tierras, la propiedad de La Puebla y de sus anexos Valdeverdeja, El Gordo, Berrocalejo, así como Bohonal de Ibor y Talavera la Vieja. El Primer Conde de Miranda era, al mismo tiempo, Señor de Peñaranda de Duero, título transformado en ducado a final del siglo XVI. Desde entonces y hasta el día de hoy, la Puebla de Naciados y, por lo tanto, El Gordo han estado vinculados al ducado de Peñaranda que aún hoy mantiene importantes propiedades como El Guadalperal en las tierras de la desaparecida villa. Avanzada la Reconquista y situada la frontera bien al sur, pierde esta región importancia estratégica al tiempo que gana importancia comercial y económica. En efecto el paso de mercancías y personas por el Puente del Conde, así como el del ganado trashumante de la Cañada segoviana reportaba saneados ingresos para la villa y para las arcas condales, por otra parte, los molinos, aceñas y batanes, algunos en uso hasta tiempos recientes, producían igualmente importantes ingresos. La construcción en 1537 del Puente de Almaraz y la paulatina creación de la carrera de Extremadura hacen que el Puente del Conde deje de resultar paso obligado y comience a perder importancia económica para la Villa. Además de los citados molinos y batanes del río, la importancia económica de esta zona se basaba en la floreciente ganadería de sus dehesas, en los regadíos con cultivos de lino en Valdeverdeja que tenía importantes telares y algodón en La Monja junto con otros productos típicos del regadío y, en los últimos tiempos, tabaco. El camino que baja de esta ciudad por los puertos, recibió el nombre de «carrera de La Puebla», signo de la importancia que, como capital del Campo Arañuelo, tuvo la Puebla de Naciados para la gente de Ávila. Mudo testigo de aquellos tiempos el rollo, con el escudo de los Zúñigas, sigue hoy en pie contemplando la ruina total del caserío y de la iglesia que, bajo la advocación de Santiago, se levantaba orgullosa a su frente y buscando inútilmente entre las encinas de La Cardenilla y de Bercinuño el camino que Roma construyera.

Durante la Guerra de la Independencia, un destacamento francés bajo el mando de Mortier, se asentó en El Gordo. Cometieron numerosas tropelías, entre ellas el saqueo de la iglesia. Un sacristán salvó las hostias consagradas de la profanación y se las entregó a la Madre Inés de Santa Teresa de Jesús, quien las ocultó hasta encontrar un sacerdote que las consumiera. La Madre Inés, carmelita, nacida como Inés Alía Igual de Soria, gordeña, estaba refugiada en su pueblo porque los franceses habían ocupado su convento en Talavera. Hoy está beatificada por la Iglesia en la espera de que se la ascienda a los altares. Era sobrina de un personaje importante en la época y nada valorado por sus paisanos actuales, se trata de Lorenzo Igual de Soria que fue Doctor en Derecho Canónigo y Civil, Catedrático de la Universidad Complutense, Inquisidor del Santo Oficio de Madrid, Párroco de la iglesia de San Ginés en Madrid y obispo de Pamplona y de Plasencia y miembro de las Cortes Constituyentes de Cádiz.

Se desconoce el origen del nombre de esta villa, circulando diversas leyendas al respecto, pero dado que este pueblo perteneció a la provincia de Ávila hasta el 30 de noviembre de 1833 cuando se crea la provincia de Cáceres. A la caída del Antiguo Régimen la localidad se constituye en municipio constitucional en la región de Extremadura y desde 1834 queda integrado en el Partido Judicial de Navalmoral de la Mata.​ En el censo de 1842 contaba con 150 hogares y 821 vecinos. La historia documental de la Villa de la Puebla de Santiago del Campo Arañuelo y la propia de El Gordo, para vergüenza de todos los nacidos en estas tierras, fue arrojada a un vertedero y prendida fuego por la incultura de un alcalde reciente que, al reformar el edificio del Ayuntamiento, quiso desprenderse de todos aquellos «papeles viejos».​ Entre estos viejos papeles la cesión de tierras a «vecinos y moradores» de El Gordo por parte de la Emperatriz de Francia, Eugenia de Montijo que pasó largas temporadas de su vida en esta villa, en el palacio ducal del Conde de Peñaranda en El Guadalperal, donde recibía frecuentes visitas de S.M. El Rey de España y sobrino suyo.

059/230 – Berrocalejo

Desde su reconquista en el año 1085, Berrocalejo pasó a formar parte de la Comunidad de Villa y Tierra de Ávila, y de hecho perteneció a la provincia de Ávila hasta 1833. Tras la caída del Antiguo Régimen la localidad se constituye en municipio constitucional y es incluida en la región de Extremadura. Desde 1834 quedó integrado en Partido Judicial de Navalmoral de la Mata.​ En el censo de 1842 contaba con 130 hogares y 712 vecinos. En 2023 contaba con una población de 120 habitantes.

Escudo e info de la Wikipedia.

058/230 – Talayuela

Talayuela surgió en el siglo XVI a partir de Plasencia y se construyó en este mismo siglo la iglesia de San Martín, que desde un punto de vista arquitectónico es el monumento más notable. Está situada en la comarca del Campo Arañuelo, nombre que según los historiadores proviene de campo rañuelo, de la palabra empleada antiguamente en la zona para designar las afloraciones de de piedras de granito, rañas.

Desde su fundación, la enfermedad del paludismo, muy extendida por la zona, impidió el correcto desarrollo del pueblo, que hasta mediados de siglo xix no consiguió llegar a tener quinientos habitantes. La importancia del paludismo como obstáculo para el desarrollo de la comarca puede verse en que en 1925 se instaló en el vecino pueblo de Navalmoral de la Mata la sede del Instituto Nacional Antipalúdico, por el cual pasaron importantes doctores y científicos hasta la erradicación de la enfermedad en 1963.​

El término de Talayuela fue lugar de experimentos para el científico Sadí de Buen Lozano. Con ayuda de su hermano Fernando, naturalista especializado en la vida acuática, Sadí de Buen introdujo en Europa la especie americana Gambusia affinis o Gambusia holbrooki, un pez carnívoro propio de los ríos que desaguan en el golfo de México. Gambusia es un carnívoro que se alimenta cerca de la superficie, devorando ávidamente las larvas de mosquito. De Buen supo identificar las quebradas (arroyos de régimen irregular) del término municipal de Talayuela como un lugar adecuado para su aclimatación, que hasta entonces había resultado imposible. Desde Talayuela se puso en marcha una red de criaderos en todas las provincias palúdicas, y de allí salieron las gambusias con las que en adelante se combatió el paludismo en Italia primero, y luego en el resto de Europa y en el Norte de África.​

La erradicación del paludismo permitió que durante la dictadura franquista se crearan numerosos pueblos en el Campo Arañuelo, en lugares que hasta el momento habían estado prácticamente despoblados. En la segunda mitad de siglo xx, el municipio de Talayuela se componía de nueve pueblos: Talayuela, Rosalejo, Tiétar del Caudillo, Pueblonuevo de Miramontes, Santa María de las Lomas, La Barquilla, Barquilla de Pinares, El Centenillo y Palancoso. Esto, unido a la fuerte inmigración marroquí que se produjo en los años 1990, hizo que la población del municipio pasara de unos mil habitantes a mediados de siglo xx a más de ocho mil en el censo de 2001. En la actualidad, el municipio sufre un proceso de desintegración, pues Rosalejo, Tiétar y Pueblonuevo de Miramontes se han constituido en municipios separados. En 2023 contaba con una población de 7273 habitantes.

Información de la Web del Ayuntamiento y escudo de la Wikipedia.

057/230 – Rosalejo

En el decreto del 7 de Septiembre de 1954 se especifica que se construirán unos núcleos nuevos de población entre los que figura Rosalejo, ubicado en el término municipal de Talayuela (Cáceres), en el sector IX sobre el camino de los Surcos o de Seminejos, a unos 700 m al norte del cruce del citado camino con el arroyo de la Parrilla. De acuerdo con las citadas disposiciones y por el Instituto Nacional de Colonización fue construido el núcleo de Rosalejo, con una población inicial de 1465 habitantes de los que un 80% aproximadamente, procedían de Talavera la Vieja (Cáceres)municipio desaparecido bajo las aguas del pantano de Valdecañas. Hacia finales de 1985 y a iniciativa de los habitantes de Rosalejo, se inicia el proceso para la conversión de Rosalejo en Entidad Local Menor, cuyo expediente tras haber sido informado favorablemente obtuvo resolución definitiva del consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de Extremadura en sesión de 30 de Septiembre de 1986, que aprobó la constitución de Entidad Local de ámbito territorial inferior al municipio denominado Rosalejo en el término municipal de Talayuela (Cáceres). Para los habitantes de Rosalejo la constitución de esta Entidad Local infra municipal se considera el primer paso para la segregación definitiva del municipio de Talayuela y la creación de un nuevo municipio. Finalmente en 1994 Rosalejo se constituye como Entidad Local siendo la primera localidad que da este paso desde la constitución del gobierno extremeño. Por ello cada 1º de Marzo se celebra el Día de la Independencia siendo este un día local festivo.

054/230 – Tiétar

Fue fundado en 1960 como poblado de colonización. Su nombre original fue Tiétar del Caudillo. Fue una pedanía del Ayuntamiento de Talayuela hasta el 8 de marzo de 2006, que a la vista del Decreto 235/2005, de 25 de octubre, de la Junta de Extremadura, se constituyó como Entidad Local Menor. Actualmente, y desde el 12 de junio de 2013 es un municipio de pleno derecho de España, tras obtener la independencia del Ayuntamiento de Talayuela, cinco años tardaron los 900 vecinos de la población, hasta entonces Entidad Local Menor, en lograr un objetivo que perseguían desde que decidieron solicitar su independencia del Ayuntamiento de Talayuela. La aprobación del decreto llevó aparejada la segregación de las 2.391 hectáreas (23.91 km²) que conforman su término municipal.

Pedanias/230 – Barquilla de Pinares (Pedanía de Talayuela)

Barquilla de Pinares es una pedanía del municipio de Talayuela. Se encuentra en la ribera del río Tiétar. La mayoría de sus habitantes se dedican a las faenas agrícolas. Es zona de regadío. En el año 1981 contaba con 305 habitantes, pasando a 328 en 2016, de los cuales 283 están concentrados en el núcleo de población y el resto viven diseminados.

053/230 – Pueblonuevo de Miramontes

Pueblonuevo de Miramontes fue fundado sobre 1957 como pueblo de colonización, creado con motivo de la concentración parcelaria a que dieron lugar las leyes de 1956-1957 donde se incluían los planes de regadío al efecto, por ello se tuvo que trasladar lo que era una aldea hasta donde se encuentra actualmente el pueblo. Una vez construidas las casas del pueblo fueron adquiridas a un muy largo plazo y casi sin intereses dependiendo de la profesión u oficio al que se dedicasen sus habitantes, que provenían de distintos sitios de Extremadura y España como Galicia o Cataluña. Este pueblo de carácter agrario cuyo cultivo predominante ha pasado desde el algodón, pasando por el pimentón hasta actualmente el tabaco. A pesar de la inmigración a las grandes urbes, los emigrantes no renunciaron a sus orígenes manteniendo sus propiedades en la mayoría de los casos y volviendo al pueblo a pasar sus vacaciones estivales. En la actualidad el pueblo vive de la agricultura fundamentalmente y las remesas proporcionadas por aquellos que emigraron. En 2022 contaba con 767 habitantes.

Escudo: De Erlenmeyer, CC BY-SA 3.0, Enlace

Para grabar el video se ha respetado la normativa y se ha contado con los permisos necesarios y las coordinaciones oportunas.